Quiero ser bailarina: Deseos de una niña o el sueño de mamá

Aún recuerdo cuando tenía aproximadamente cinco años y mi mamá me llevó a tomar clases de ballet. Yo era una niña muy tímida y no me quise quedar en la clase, lloré y lloré. Fue mi debut y despedida como bailarina de ballet porque jamás regresé. No fue hasta que entré en la adolescencia que tomé algunas clases de baile.

Pero a diferencia de mi chiquilla, quien no es nada tímida, con tan solo dos años la llevé por primera vez a una clase de ballet “Mommy and Me” para ver si le gustaba y fue todo lo contrario a mí. Mi chiquilla también lloró, pero porque la clase terminó y teníamos que irnos. Así estuvo todo el verano, tomando sus clases de “Mommy and Me” pero cuando el verano terminó no regresamos a la academia.

 

Estuvo varios meses en casa pidiendo que la llevara a clases de baile. Así que comencé a buscar una academia más cerca donde ella pudiera tomar sus clases sin mamá. Más aun siendo hija única, como yo, quería que compartiera con otras niñas porque a diferencia de mamá yo me crie rodeada de familia y jugaba con mis primos, pero ella no tiene la misma dicha porque estamos solos en EU.

Al principio pensé que quizás no le gustarían porque no iba a estar con ella, pero solo un par de veces quiso que yo también tomara la clase. Su adaptación fue rápida.

Pero no todas las niñas son iguales. A veces matriculamos a nuestras chiquillas en clases de ballet porque es el sueño de mamá. Quieren tener niñas bailarinas, vestidas de rosa, con tutú y zapatillas. Pero para las chiquillas en vez de diversión, la clase se convierte en agonía. Igual puede pasar con los deportes, matriculamos a nuestros chiquillos en algún deporte que a nosotros nos hubiese gustado jugar, en nuestro deporte favorito o en algún deporte que practicamos, olvidándonos que nuestros chiquillos no necesariamente tienen los mismos gustos que nosotros.

Y es que no todas las niñas nacen para ser bailarinas, ponerse un tutú y caminar en “tippi toes”. Hay que tomar en cuenta sus gustos y preferencias a la hora de matricularlas en alguna clase o deporte. Si es algo que les gusta le pondrán empeño y dedicación, pero si es algo a lo que asisten obligados no lo disfrutarán.

 

Foto tomada en su primer recital de ballet y tap
Foto tomada en su primer recital de ballet y tap

 

Es importante hablar con nuestros chiquillos y preguntarles si desean tomar clases de baile. Muchas academias ofrecen una clase de prueba gratis y es una excelente oportunidad para que ellos decidan si les gusta o no.

Luego de dos meses sin haber tomado sus clases de ballet, hoy comenzamos nuevamente. Y como mamá estoy más que convencida de que el baile le gusta y le apasiona a mi chiquilla porque durante los meses de receso siempre lo mencionaba y bailaba dondequiera, sin importar quien la estuviese mirando. Y mientras bailaba me decía: “Mami, I am a dancer”.

Mientras ella disfrute y quiera bailar seguirá tomando sus clases. Y el día que ya no quiera ser bailarina y prefiera comenzar con una nueva actividad o deporte, le daremos la oportunidad de hacer y tratar cosas nuevas, porque como padres la dejaremos vivir sus sueños.

Después de todo de eso se trata la vida, hay que vivir distintas experiencias para encontrar lo que realmente nos apasiona en la vida. Así que vive como dice el dicho: “Baila con si nadie te estuviese mirando”.

 

Disclaimer: Little Myah & Me ni la autora ha recibido ningún pago o compensación por escribir este artículo. Todas las fotos le pertenecen a ©LittleMyah&Me y Mel Cruz (autora) y su uso y/o distribución esta totalmente prohibido sin consentimiento.

6 thoughts on “Quiero ser bailarina: Deseos de una niña o el sueño de mamá

  1. Te acabo de descubrir y me encanta tu visión acerca de la vida y cómo dejas que tu niña haga lo que más le guste para que se convierta en lo que le apasiona (o por el contrario descubra otra actividad por la que apasionarse).

  2. Hola! A mí me encanta el ballet y me hubiera gustado aprenderlo de niña, pero la música esta en mi y bailo hasta los comerciales, la música me llama. Que bueno que los niños tengan la oportunidad de hacer lo que les gusta. Un abrazo!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Translate »